Wolfmother IV

El verano recibió a los nuevos cachorros y despidió al chamán del sur, quien fue sepultado en el fondo del lago.

Aullidos sin luna estremecieron el valle y despertaron al gran oso, quien comenzó a marchar hacia el lago, luego de un prolongado letargo.

El búho consoló a la loba y el halcón, desde el cielo, divisó al oso.

Todos se alegraban al ver llegar al chaman, caminando a la izquierda del sol; y se entristecían al ver partir al chaman, caminando a la derecha del sol.

Ahora el chaman camina en el cielo, de noche y de día. Vive en el árbol, en el agua y en el fuego.

No hay tristeza, no hay alegría.

El oso se acerca lentamente, cargando un árbol que le obsequió el espíritu del bosque.

No hay tristeza, no hay alegría.

2 comments:

Alelí said...

estamos a full!

que lindo!
fundirse con el todo..será?

hermano said...

En una era mística, debe haber una heroína mística.

Pero no nos adelantemos.