Wolfmother V

El chaman sigue hablando, pero su voz es tan baja que sólo el árbol puede oírla.

La loba le preguntó al árbol qué dice el chaman, pero su voz también es tan baja que sólo convirtiendo su carne en madera podrá oírlo.

Intentó convertirse en madera una y otra vez, pero no lo logró.

Aullidos de impotencia estremecieron nuevamente el valle sin luna.

Finalmente llegó el oso y se puso de pie ante ella. Silencioso, la observó desde lo alto. Permanecieron así durante días. Quietos y callados, mirándose.

Entonces comprendió al oso y el valle descansó.

3 comments:

Adriano said...

Qué linda esta saga bro, por dónde anda ahora? hay cactus y sol?

Alelí said...

que lindo!

sin palabras llegó lo que tenía que llegar, con amor e intención en algún momento la comunicación se hace fluida...valen los intentos.

una belleza hermano, venga más seguido se está inspiradísimo!

beso muy grande!

hermano said...

Querido Adriano, volví a Bogotá y me agarró el ataque chamánico. Necesito una dosis de Uspallata urgente.

Gracias, Alelí. Ya podemos escuchar al chaman.