Celebrando una muerte

Qué deleite de fervor humano, apenas comparable con un triunfo mundialista. Alegría sincera, alegría callejera, como la de mis recuerdos del Mundial ‘86... Pero ni futbol ni Argentina.


Carnavalesca alegría por la muerte de alguien. Gloriosa civilización.

3 comments:

Alelí said...

ay ay ay...estamos como los romanos? cambiamos el coliseo por el google maps...

mentira, muerte, abuso, frialdad...hasta dónde vammos a llegar?

Lillí said...

Al fin del terrorismo, Alelí.
¿O no?

bronco said...

Si, ahora el mundo es muchísimo más seguro. Si.

Yo me siento más seguro. De hecho, hoy fui al laburo y no me pasó nada.