Reportando desde Guerrilla Town

Curumaní es como Del Viso, pero con 40°C todo el año y ex guerrilleros entre sus vecinos.

El Comisario nos indicó que debemos anticiparle todos nuestros movimientos; porque si le pasa algo a algún extranjero, rueda su cabeza. También nos dijo que necesitan nafta.

Uno de los subcontratistas arrancó unas ramitas de un arbol y nos convidó. Son "mamoncillos"... una frutita de piel verde y dura, carozo grande y pulpa increíblemente dulce.

El jefazo de obra y el subcontratista ahora están tranquilos, pero tienen un poco de miedo. Dicen que, de no haberse resuleto los problemas con la comunidad, no podríamos estar sentados afuera tomando fresco y whisky.

La hospitalidad es grande acá. Pero hay que tener cuidado.

Si te llevan pal río no te encuentran más. La gente te vende a los guerrilleros por 10 y los guerrilleros piden rescate por 50.

Fin de la transmisión.

5 comments:

la cámara lúcida said...

uff! porfesion de riesgo?

cuál?

hermano said...

Contratos petroleros... El petroleo no esta en lugares lindos, vio.

Alelí said...

aiiii que me asusta, a ver si le pasa algo!

que jodido!

no puedo pensar en otra cosa.

beso

Lillí said...

Me dió miedo. En serio.

hermano said...

Sad but true...

Sùper pintoresco.