Los sudamericanos según una fila de embarque

El colombiano se te pone adelante y si nadie lo echa, no se da por aludido.

El argentino se te pone al lado para generar confusión sobre cuál es la verdadera fila.

El uruguayo se pone detrás del argentino.

El paraguayo, misteriosamente ya está dentro del avión ocupando tu asiento.

El peruano hace la fila sin perjudicar a nadie, pero llega al mostrador y lo detienen por la cantidad de bolsas que lleva.

El venezolano llega media hora tarde y hace retrasar la partida del avión porque quería almorzar tranquilo.

El ecuatoriano llega un día después.

El brasilero te da charla mientras un amigo suyo se te pone adelante.

El chileno no sube al avión, porque no es de LAN.

El boliviano llegó primero, pero se le colaron todos.

Los de las Guayanas no saben qué es un avión.

9 comments:

la cámara lúcida said...

jajajajaja!

pateticamente genial.

Alelí said...

excelente!
y tal cual!

hermano said...

Uff... Es que vengo viajando hace 6 años como Edward Norton en Fight Club por Quito, La Paz, Lima, Río de Janeiro, Santa cruz de la Sierra, Buenos Aires... Y toooodo de vuelta.

Ahora paso por el aeropuerto de Lima 2 veces al mes.

Embarque en puerta 7. Vuelo 2428 con destino a Bogotá, se solicita a los pasajeros...


¿Me entienden?

la cámara lúcida said...
This comment has been removed by the author.
la cámara lúcida said...

que afortunado!

motivos del viaje, se puede saber?

hermano said...

No se si afortunado... Pero viajar por laburo me gusta más que estar encerrado en una oficina.

Laburo... salvando las enormes distancias: digamos que Bruce Wayne tiene que ganar plata para que Batman pueda pelear con los malos.

Estrella said...

Ya tengo tarea para el próximo viaje: observar la cola... y adivina, adivinador.
Muy bueno.

hermano said...

Si, y también tené en cuenta que el mexicano se queda dormido en la sala de espera.

No pierdas de vista a los brasucas, son muy pillos.

Alelí said...

claro así queda más claro, tb confirma mi primer impresión esa que dice que es un gran observador. Aprovecha el tiempo muerto!