Esos

Esos que estatizaron son los mismos que privatizaron.
Esos que pusieron bombas por el pueblo son los mismos que explotan su plusvalía.
Esos que se metieron son los mismos que salieron.
Esos que dieron trabajo son los mismos que lo quitaron.
Esos que reivindicaron son los mismos que persiguieron.
Esos que dicen ser señalados son los mismos que señalan.

Ocean Abduction 6

El camino se abrió y me encontré con mi ser. Era un fuego inolvidable en lo más profundo del océano. El movimiento era un pulso y me guiaba.

En breve se fue, pero reencarnó en otra forma más sublime y me llamó. En paz.

Amanecí tirado en la playa con la radio prendida. Dios estaba en la radio y decía algo del Diablo. Yo me preguntaba por qué tenía sabor a vainilla en la boca y no a sal. Entonces me quedé quieto, esperando la próxima señal.

El sol quemaba y a lo lejos se veía el faro. Pero no se veía la torre, solo se veía un haz que giraba y no era luz. Era algo distinto, algo que contrastaba en pleno día. Casi como ver el film negativo de un faro en la noche. Entonces subí al corsario y me dirigí hacia él.

Hongo

original photo by Caro Vázquez

La Piedra de Hacer Sopa II

Lo único que podría alterar la rutina sería una sesión de tortura… Y no se qué es peor: si sufrir una tanda de patadas y cachetazos o ver día a día la mirada de mis amigos. Mi vida no es tan mala en la cocina… Permanezco firme y silencioso como una piedra, le sirvo manjares a los oficiales y una miserable hogaza de pan a mis compañeros. Día tras día tras día tras día. Me parte el alma ver sus caras desilusionadas al verme llegar con cuatro panes pedorros. Lo único que me redime es ayudarles a cavar esa enorme fosa que los viene consumiendo hace meses y sólo Dios sabe para qué será usada. Sin lugar a dudas, su rutina es peor que la mía.

No recuerdo si fue mi tío o mi abuelo quién me dijo que nunca moriría de hambre siendo cocinero. Y así fue… no sólo sigo vivo, sino que estoy más fuerte que los demás, aunque me pese. Me revuelve las tripas comer las sobras del banquete de los oficiales a hurtadillas; sabiendo que sólo hay pan para mis pobres amigos. Pero lo cierto es que si me pescaran nuevamente tratando de llevarles algo digno de comer, ya nadie podrá ayudarles a cavar, no llegarán a tiempo, los castigarán y nadie saldrá ganando.

Es marcado el deterioro físico que tienen. La hora que cavo yo solo mientras comen es más productiva que toda su mañana. Siempre pienso lo mismo durante la media hora de caminata desde la cocina hasta la fosa… Y allá los veo los cuatro “afortunados”: el judío, el gitano, el polaco y el ruso. Están aquí por un simple hecho: ser judíos, polacos, gitanos o rusos. Por eso yo no sé qué carajo hago acá. De hecho no tengo distintivo en mi uniforme. Los oficiales no sabían que triangulito ponerme. Qué se yo… tal vez esté acá por algún motivo especial. Ahora ellos comen y yo cavo. Esto es lo único que me libera de la culpa de comer más y mejor que ellos.

Hasta una desgracia es una bendición. La rutina es el verdadero mal. Es cruel, pero es así. Es una pausa al menos. Un tiro en la cabeza de alguien significa una pausa para todos en este infierno. No es que me levante cada día deseando que pasen cosas por el estilo… pero lo cierto es que cuando sucede, espontáneamente todos nos quedamos observando el lamentable espectáculo y por contraste, sentimos que seguimos vivos.

Hoy me di cuenta que estoy sano. Me bastó con oír la tos y los estornudos del judío. Pobre tipo, no está acostumbrado a estas temperaturas… y parece que el gitano tampoco. A los otros dos se los ve mejor, aunque no mucho. ¿Cómo ayudarlos? Cómo desearía ver al menos una sonrisa en su cara… Creo que un buen plato de comida lo lograría. Me siento culpable por estar mejor que ellos. ¿Pero qué remedio hay? El heroísmo no ayudó a nadie; y lo comprobé en carne propia.

La tos de mi amigo está cada vez peor y ya empieza a contagiar a los demás. Unos trapos de la cocina le servirán como barbijo… Desafortunadamente no puedo relevarlo en su tarea porque dentro de unos días los oficiales se reunirán en el casino que improvisaron en uno de los pabellones y debo preparar todo el banquete… Cómo les gusta apostar a esos hijos de puta. Lástima que no les guste jugar a la ruleta rusa.

***

Debe haber sido obra de mi inconciente dejar sucios los trapos de cocina que le presté al judío. Todos los oficiales están tosiendo y contagiados de una gripe bastante fuerte. Por suerte ni se enteraron de este detalle ni me contagié. Además me tienen bastante confianza, incluso simpatía; porque no me identifican con ninguno de sus enemigos. Además cocino bien, siempre estoy sano y no armo problemas. Sería al pedo que me maten o me reasignen a otra tarea.

***

Puta madre que está durísima la tierra. Cómo quisiera envenenar a todos esos cerdos. Tal vez pudiera de la misma manera con que los contagié de gripe… Pero no tengo ningún veneno y es imposible ingresarlo a la cocina. No tiene sentido. La fosa es cada vez más amplia, aunque no más onda. Lo más difícil es clavar la pala por primera vez en este suelo congelado. Ese es mi granito de arena. La profundización del pozo se la dejo a los muchachos, que es relativamente más fácil. Pero mucho no avanzan, pobres.

¿Qué carajo es esto? Chuño en Polonia… no lo puedo creer. ¡Sí! Puta madre, estas no son piedras, son papas. Evidentemente esta zona era destinada al cultivo de papa. ¡Cómo extraño mi tierra! Estoy tan lejos y tan cerca a la vez. De mi casa y de la sonrisa de mis amigos. Necesito hervirlas pero no tengo cómo. Son duras como piedras. ¡Y mis cuatro amigos en conjunto tienen menos de 15 dientes!

***

Dios le da pan a quien no tiene dientes. Con sarcasmo da señales de su existencia. Ya no puedo dormir. Está todo tan cerca y tan lejos a la vez. Me obsesiona la idea y el sarcasmo de Dios.

***

Día tras día, firme y silencioso como una piedra trabajando en la cocina. Evitando a toda costa que se note mi ansiedad. Una piedra que cocina, que hace pan y que hace sopa. Ja! Una piedra que hace sopa… como la fábula del soldado que engaña a la vieja avara para poder comer. Si fuera tan simple engañar a estos hijos de puta. Además no soy yo quien necesita comer. Son los cuatro pobres desdentados.

El oficial de guardia me preguntó si estaba enfermo. No les gustaba nada tener a alguien enfermo en la cocina después del brote de gripe. Mi sudor era por la ansiedad y no por una enfermedad. Le dije en mi pésimo alemán que no estaba enfermo, que simplemente había encontrado algo que me hizo recordar a mi país y me dejó nostálgico. Lógicamente, existiendo una rutina tan estricta, donde la única variante es un fusilamiento; al oficial le dio curiosidad qué cosa habría encontrado yo que me hiciera recordar mi tierra.

Traté de explicarle de qué se trataba el chuño, pero lo único que hacía era reírse y decir “suppenstein”. Llamó a otros oficiales, les dijo algo y todos se empezaron a reír y a repetir “suppenstein” como tarados. Tenían olor a alcohol. No sabía qué hacer… Sólo esperaba que no se tornaran agresivos estos borrachos de mierda. Entonces saqué de mi bolsillo un chuño y les dije que con esta piedra podía hacer sopa. Me respondieron que si era mentira, me matarían… Y les dije “hecho; pero si lo logro, me podré llevar la sopa”.

***

El tiempo pasaba lentamente… Mi sudor ya era imposible de ocultar, la paciencia de los oficiales se agotaba y el chuño no se convertía en papa. Tampoco unas papas flotando en agua serían una sopa y yo había prometido una sopa. Dios es sarcástico, lento, pero predecible… Su ley es la natural, la misma que hace hervir el agua e hidratar una papa seca. Pero el tiempo es relativo, escapa a la ley de Dios. Tal vez nunca vea a esa “piedra” convertirse en papa… Y no porque sea imposible físicamente o porque el proceso tarde infinitamente; sino porque el tiempo depende de quién es el dueño del reloj. Es relativo a quién marca la pauta y empuña el arma.

***

Imitando la leyenda de la piedra de hacer sopa y aprovechando el resfrío y la borrachera de los oficiales, les hice probar la primera cucharada insípida con un poco de chuño ya hidratado. Probaron y dijeron “Maldito resfrío, no siento gusto a nada. Pero tu truco parece haber funcionado. Agrégale pimienta”. Luego de agregarle pimienta, sintieron su sabor y logré engañarlos completamente. Fui preguntándole a cada uno qué ingrediente le gustaría agregar a la sopa para hacerla más sabrosa. Uno me dijo que agregara carne, otro me pidió que agregara cebollas, otro, ajos y también maíz. Dios proveyó como siempre… yo sólo dudaba del dueño del reloj.

Terminamos de tomar la sopa con mis cuatro amigos en el borde de la fosa. Felices de compartirla, sin preocuparnos por lo que pasara en el futuro… Sin saber que allí descansaríamos eternamente, al terminar nuestra última cena.

La Antena Hereje


[En el centro de la imagen se puede observar nítidamente el fenómeno que ya fuera registrado en anteriores oportunidades. En este caso, la anomalía se dio en el cielo de Buenos Aires durante la madrugada del 21/09/08. Simultáneamente a esta aparición, se denunció la presencia de interferencia hereje en las transmisiones de radio y TV entre las 2AM y 4AM del día indicado. Se recomienda no encender ningún aparato receptor o transmisor de radio hasta nuevo aviso. En especial, se pide a la población que no intente hacer contacto con el fenómeno.]

Sus Satánicas Majestades Proudly Presentou

Back Flip Olie and all thamathafackin place in the hood I respect you, undastand with thamathafackin niggas.

Sympathy

Please allow me to introduce myself. I’m a man of wealth and taste.

Hope you guess my name…

What’s puzzling you is the nature of my game.

Just as every cop is a criminal and all the sinners saints… As heads are tails just call me Lucifer; cause I’m in need of some restraint.

(So if you meet me, have some courtesy… have some sympathy, and some taste. Use all your well-learned politesse or I’ll lay your soul to waste.)

Aforismo and the City

"La villa 31 está de este lado del río y este río no es el Hudson."

Sesiones

- Es obvio que estoy por conveniencia con él.
- ¿Y qué beneficio espera Usted?
- Una identidad. Él es el único que puede interceder para que me la otorguen. Soy privilegiado. Otros ni siquiera tienen esta chance; por eso la voy a aprovechar.
- Si Usted odia esta labor, puede ser reasignado. No tiene por qué padecerla.
- Sé que estaría actuando como una jinetera. Pero nunca resignaría esta vida de lujo para ser reasignado a quién sabe dónde. Por lo único que resignaría este lujo es la libertad. Una vez que consiga legítimamente mi identidad, desapareceré.
- ¿Y mientras tanto, podrá sostener esta farsa?
- Sé que es difícil. Sobre todo porque, por razones obvias, él me conoce muy bien.
- ¿Y no cree que podría replantearse la situación y vivir de esta manera, aceptando las cosas como son? Usted está codiciando lo que a priori no le corresponde.
- ¿Lo que no me corresponde? ¿Usted cree que me corresponde estar en este mundo sólo para satisfacer sus impulsos narcisistas? ¡Yo no voy a tolerar estar atado a él de por vida!
- Lo paradójico es que Usted está hablando prácticamente de sí mismo. El narcisismo que Usted señala en él también existe en Usted. Se siente afectado por no ser el original. Usted quisiera serlo y a raíz de ello despotrica contra él. ¿O acaso nunca tuvo la fantasía de ser amado por sí mismo?
- He tenido esa fantasía recurrentemente. La idea de rebajarme a su posición me seduce y me atormenta.
- Entonces Usted sabe que sería imposible que su clon lo ame a Usted tanto como Usted se ama a sí mismo. Pero no se preocupe: esta es una paradoja bastante común en casos similares al suyo. Nos vemos en la próxima sesión.

El cuento de un borracho

" Ellos marchaban hacia el final del arco iris; porque oyeron que ahí había algo. Otros empezaron a caminar más rápido y a prepararse para una carrera; porque el gurú les dijo que allá sólo había lugar para unos pocos. -Charles miraba desde las islas este espectáculo. Él era realmente un triunfador en todos los campos. Y pensaba: El abuelo del hombre pudo ser el abuelo del hombre porque fue más veloz corriendo que sus primos y sus hermanos.-

El gurú, que no hablaba un español local, le dijo a un hombre que iba marchando: hijo, no hay lugar para todos, apúrate. El hombre se sintió elegido y comenzó a correr hacia el final del arco iris.

Años después, el gurú apareció en los medios masivos promocionando libros y una marca de zapatillas y garantizando que sólo con ellas se podría llegar a los últimos lugares disponibles en el final del arco iris. El éxito era tal que el Vaticano compró acciones preferidas de la marca de zapatillas y abrió una sucursal de la marca en la Plaza San Pedro. Poco a poco el templo se fue llenando de negocios.

La gente se la pasaba corriendo todo el día en el mismo lugar y el precio del petróleo seguía aumentando. Los medios de transporte desaparecieron. La gente decidió quedarse corriendo en el mismo lugar, para no perder de vista al arco iris. Claro… como nunca llegaban, se conformaban con verlo desde lejos. Entonces el gurú abrió una empresa de TV DIGITAL, subsidió la compra de pantallas planas y brindó acceso preferencial a las únicas transmisiones disponibles del arco iris. 24 horas seguidas de arco iris por TV. Para que no dejen de correr ni de comprar zapatillas les vendió cintas eléctricas. Y quienes no tenían la posibilidad de comprar los equipos, los encontraban en gimnasios por poca plata. -Karl también miraba desde lo lejos; pero muy preocupado. Hasta hubiera preferido que fumaran opio y fueran a misa.-

Entonces el amo de los libros, de las zapatillas, de la electrónica y de los medios se vio en la necesidad de contratar una masa laboral calificada y sumisa para administrar su imperio. Barata ya era por su necesidad de cash rápido para pagar las cuotas acumuladas de sus compras a crédito. Entonces dio trabajo y capacitación específica gratuita. Sus profesionales valieron más que los demás y fueron contratados rápidamente. Porque pensaban sólo cuando se les pedía y estaban dispuestos a correr por la paz mundial cuando el gurú organizara una maratón.

No corrían hacia los lugares de conflicto para servir como mediadores. Corrían en el mismo lugar, viendo las mismas caras y dejando la paz en las manos del emperador. Porque de ese tema, se ocupaba él. -Y Darth Vader decía: "Now the circle is complete"-

¿Corrés el 10K? "

***

ANEXO: Definiciones de la Real Academia Española

Carrera: Pugna de velocidad entre personas que corren. Conjunto de estudios que habilitan para el ejercicio de una profesión. Estudio: Esfuerzo que pone el entendimiento aplicándose a conocer algo. Maratón: Carrera de resistencia. Resistencia: Capacidad de tolerar, aguantar o sufrir. Profesión: Empleo, facultad u oficio que alguien ejerce y por el que percibe una retribución. Facultad: Aptitud, potencia física o moral. Poder, derecho para hacer algo. Cada una de las grandes divisiones de una universidad, correspondiente a una rama del saber, y en la que se dan las enseñanzas de una carrera determinada o de varias carreras afines. En las universidades, cuerpo de doctores o maestros de una ciencia. Universidad: Institución de enseñanza superior que comprende diversas facultades, y que confiere los grados académicos correspondientes. Universalidad (Cualidad de universal). Específico: Que es propio de algo y lo caracteriza y distingue de otras cosas. Éxito: (Del lat. exĭtus, salida) Gurú: Persona a quien se considera maestro o guía espiritual, o a quien se le reconoce autoridad intelectual. Imperio: Potencia de alguna importancia, aunque su jefe no se titule emperador.

Simple Exploding Snow Man


Por la izquierda y por la derecha


Ciclo. Pulso.

No existen las premoniciones. Aún no existe el futuro. No hay videntes en esta galera romana… Simplemente, desde el inconciente de algunos remeros emerge el próximo e inevitable golpe del tambor que marca el ritmo. Y entre ellos, unos pocos saben que ese tambor no es sino una densa niebla que late y envuelve a la embarcación. Es inútil amotinarse, remar en reversa o luchar contra la niebla. La marcha de esta nave infernal merma en la medida que los remeros quieran y tengan el valor de saltar por la borda.

Ciclos y pulsos que marcan un ritmo. Algunos naturales: como el día y la noche, las estaciones del año, las olas, las vibraciones del suelo, la menstruación, el latido del corazón o el acto sexual. Otros que no lo son: el semáforo, el tono del teléfono, el péndulo del reloj, la luz de guiño, la luz de las torres, la entrada al trabajo, la salida del trabajo, el carrito de la impresora, la vida útil de un producto, la llegada del tren, la partida del avión, la clase de aeróbic, el hit pop, el mundial de fútbol, la corriente alterna, las ondas de radio, la señal de wi-fi, etc., etc., etc. Algunos pueden percibirse con los sentidos y otros no; el hecho es que llegan, se van, envuelven y atraviesan a todos.

El hombre siempre vivió pendiente de los ciclos naturales y esa dependencia devino en curiosidad y familiaridad. La curiosidad lo llevó a migrar, observar los astros y hacer calendarios; mientras que la familiaridad lo llevó espontáneamente a concebir nuevos ciclos de los cuales, paradójicamente, se hizo dependiente. A su vez, la alteración -real o aparente- de los ciclos naturales fue la fuente de sus mayores preocupaciones, depresiones e incluso terrores: una arritmia cardiaca, una agitación, la menopausia o un eclipse solar. Luego de levantarse, desgraciadamente volvió a caer, pero esta vez en el pozo de los ritmos que él mismo institucionalizó: una alteración en alguno de ellos es capaz de llevarlo de la alegría a la irritación o de la depresión a la muerte. No es extraño que el hombre sea naturalmente adicto a los ciclos y pulsos. Lo suben y lo bajan, como una hamaca… o una droga.

Mientras ese ritmo no se altere bruscamente, las levaduras que producen el vino no se enterarán que se están ahogando en su propio alcohol y las langostas no sabrán que están siendo hervidas lentamente para agasajar a los invitados del gran banquete.

***

El ciclo de la rutina. De casa al trabajo... Por la autopista: cada tantas rayas blancas del pavimento, un poste de luz; y cada tantos postes de luz, un cartel mostrando una mujer en bikini. Pulsos repetitivos e hipnóticos… como el ruido del subte cuando marcha. Pulsos como el del teléfono o señales como la del fax, que anteceden a toda conexión. El tren está llegando a la estación.

El pulso nos conecta, nos encadena, nos anuncia la entrada al sistema y su ausencia nos indica la desconexión con el sistema… La ausencia del pulso en el teléfono nos preocupa, como la ausencia del pulso en la muñeca de una persona tirada en el suelo.

***

El tren está llegando a la estación. Ella despierta con la imagen de su padre besando a otra mujer y un dolor muy particular en el abdomen. Su ciclo ha entrado en resonancia con los pulsos que pululan a su alrededor. Ahora puede ver los labios de su padre en contacto con los labios de otra mujer, aunque ella no lo sepa, ni lo haya presenciado… Intuición femenina.

Aforismo of the day

"El hombre es el primer mono que quiso ser perro."

No TODO es un problema de comunicación

Un boludo escucha, habla, pero no entiende.
Un loco entiende, pero no escucha ni habla.
Un hijo de puta entiende, habla y escucha, pero no le importa la conversación.

Dublin Intervenido


El Regreso (próximamente)


Profecía del Período Intermedio: el orígen del Factor Fénix

"... a fines del Siglo XIX, Herbert Spencer dijo 'la Sociedad está constantemente excretando sus miembros enfermos, imbéciles, vacilantes y carentes de fe…'

Hasta principios del Siglo XII encontró a muchas personas de acuerdo con su teoría. Incluso encontró a muchas que se inspiraron en ella y se esforzaron exitosamente por hacerla realidad.


Lo que no explicó concretamente fue qué hace la sociedad con los miembros vitales que se nieguen a cooperar. Por ello sus seguidores se encontraron ante la necesidad de hallar la manera de superar las limitaciones de la teoría original. Y efectivamente lograron concebir la forma de actualizarla y ponerla en práctica: persiguiendo, acorralando, aterrorizando, creando químicamente la cura para el terror, legalizando la creación, vendiéndola en farmacias y sometiendo a los miembros vitales que se nieguen a cooperar."