Ocean Abduction 4

Tan pronto recobré las fuerzas que perdí durante el eterno viaje, comencé a escribir en la arena de una isla alejada, con la esperanza de que esas palabras se disuelvan en el mar y se impriman en los sueños de algún ser sublime. Y repetí ese ritual todos los atardeceres que viví en esa playa.

Una mañana desperté rodeado de orquídeas. Nuevamente desaparecí en el aire y el aroma de las misteriosas flores me trasladó hasta la brasa de un incienso que ardía en una noche fría en la montaña.

Al mirar desde lo alto, encontré mis palabras escritas en la piedra.

2 comments:

Alelí said...

que buen recorrido, que lindas imágenes...

vos meditás?

hermano said...

Es algo que hice y debería retomar.